ATENTO A LO QUE DICES: LA INFLUENCIA DEL LENGUAJE EN NUESTRAS VIDAS (I)

Maribel Gámez, 30-4-2022
A petición de nuestra amiga Eva

La influencia del lenguaje en nuestras vidas. Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez

¿Puedes imaginar estar un día entero de tu vida comunicándote sin hablar? Seguramente te resultará difícil meterte a fondo en esta idea. Sin embargo,  merece la pena hacer el ejercicio. No hay nada como experimentar lo que significa vivir sin algo que damos por hecho para entender la importancia que tiene en nuestras vidas.

¿Podrías contar una historia que los demás pudieran entender sin usar palabras, sin echar mano del lenguaje? Si alguna vez has asistido a clases de teatro para principiantes sabrás que es un ejercicio bastante común para los que se inician en él. Obviar el lenguaje, prescindir de él, provoca tener que comunicarse en otros canales: gestos, sonidos, representaciones con objetos, involucran entonces al cuerpo de manera muy intensa a la hora de mandar un mensaje.

Sobra decir que quien lo realiza por primera vez suda la gota gorda, se siente indefenso ya que le han arrebatado  la herramienta  principal de comunicación humana, que es el lenguaje. Y es que el lenguaje es mucho más importante de lo que solemos creer. No solo nos sirve para comunicarnos con los demás; gracias a él, gracias a las palabras, construimos nuestra realidad.

 Y cuando hablo de construir me refiero a todo ese intrincado sistema de significados individual que cada uno poseemos. Nuestra propia realidad. Con las palabras narramos a los demás y a nosotros mismos cómo nos sentimos, las intenciones por las cuales creemos que los demás hacen lo que hacen, nuestra forma de ser, lo que pensamos que el futuro nos deparará, etc.

La influencia del lenguaje en nuestras vidas. Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez

Las palabras que elegimos están cargadas de significados que provocan en nosotros emociones y pensamientos y nos guían a la acción. No es lo mismo describir nuestro día como “un día asqueroso” que como “un día que podría haber sido mejor”. Cada palabra tiene un significado y algunas en concreto un significado emocional muy intenso. Todos sabemos lo que ocurre cuando utilizamos el lenguaje para, partiendo de una mala situación puntual como la primera, "un día asqueroso", la generalizamos a todo lo que ocurre: “la vida es un asco”.

Cuando hacemos esto nos sentimos peor, la intensidad de la emoción aumenta. Porque la palabra asco significa que no hay nada bueno, nada satisfactorio que nos haya hecho sentir bien. Todo nos repugna si miramos nuestra vida.

La influencia del lenguaje en nuestras vidas. Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez
La influencia del lenguaje en nuestras vidas. Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez

Y aunque no sea cierto, en ese momento parece que sí lo es. Por eso el lenguaje es tan poderoso, nos cambia. Así que es muy importante elegir bien las palabras cuando hablamos a los demás o nos hablamos a nosotros mismos por lo que ellas nos provocan. Tanto cuando lo hacemos en alto como cuando pensamos, que es una manera encubierta de hablarnos.

Así que la manera en la que utilizamos el lenguaje puede hacernos sentir felices o desgraciados, tiene la capacidad de convertirnos en héroes o villanos de nuestra propia historia. Por eso, es mejor conocerlo bien, ya que nos influye tanto. De esta manera podremos manejarlo para aumentar nuestro bienestar. Pero ¿cuáles son las características que hacen del lenguaje algo tan excepcional?

Esta facultad del ser humano que surgió de manera gradual hace entre 2 millones de años y 100.000 años se caracteriza por tres elementos:

El primero de ellos es que es terriblemente flexible. Es decir, que gracias a la combinación de sus elementos podemos ajustar mucho el mensaje que queremos transmitir. La sintaxis, así se llama está combinación de palabras, comienza a desarrollarse en el niño entre los 18 meses y los dos años. Se pasa de construir frases desordenadas: "quiero rojo coche" a ordenarlas: “quiero el coche rojo” adaptándose a las reglas que exige el aprendizaje de la lengua. No es lo mismo decir “tengo miedo a la muerte” que recitar el poema “Gacela de la terrible presencia” de Lorca, que versa sobre el mismo tema.

La influencia del lenguaje en nuestras vidas. Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez
La influencia del lenguaje en nuestras vidas. Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez

El segundo elemento es su simbolismo. Es decir, las palabras son arbitrarias, su significado es una convención entre aquellos que lo hablan; y da lugar a relaciones entre ideas, acciones y emociones. Una silla se llama  así porque hemos convenido todos que se va a llamar así y no coche o luna, nombres que hacen relación a otros objetos. Aprendemos a relacionar palabras con objetos y, más adelante, manejar ideas abstractas a través del lenguaje.

 

La película  "Canino" del director griego Yorgos Lanthimos,  es una buena muestra de cómo se realiza este aprendizaje, aunque con fines contrarios a la adaptación social de los protagonistas.

Gracias a que somos seres simbólicos podemos pensar y hablar sin necesidad de tener elementos físicos presentes y a la vista. Hasta el momento no se conocen animales con capacidad de simbolización y de sintaxis, somos los únicos.

Por último, el desplazamiento es la tercera característica que lo hace tan extraordinario. La capacidad de desplazarnos en el pasado y hacia el futuro sin movernos del sitio, hablando sobre lo que ya ha ocurrido o lo que pensamos que ocurrirá. Los animales tampoco son capaces de hacer algo semejante. Sus mensajes están anclados en el aquí y en el ahora porque carecen de lenguaje. Solo pueden hacer referencia a lo que les trae el aquí y el ahora. Esta capacidad también tiene sus desventajas y, de hecho, nos trae muchos problemas a los humanos.

La influencia del lenguaje en nuestras vidas. Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez
La influencia del lenguaje en nuestras vidas. Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez

Esa es una de las maravillas de lenguaje, protegernos del ensayo y error generando escenarios imaginarios futuros de posible materialización.

Aunque ya hemos visto lo importante que es el lenguaje, la palabra, actualmente está en un momento de crisis. Tanto en redes sociales como en múltiples aplicaciones, la  comunicación basada en emoticonos se va haciendo cada vez más hueco en detrimento de la palabra. Inevitablemente, la transmisión de información a través de emoticonos empobrece la comunicación ya que estos solo pueden hacer referencia a realidades inmediatas. Una cara sonriente, unos aplausos, el dibujo de un ratón, representan realidades del aquí y el ahora.

La ansiedad, que es el trastorno psicológico más común según un estudio sobre salud mental en atención primaria de 2020, se caracteriza por generar escenarios negativos en futuros irracionales, lo que provoca mucho sufrimiento en quien lo padece. Es decir, esta característica del lenguaje puede provocar que siempre vivamos en un futuro lleno de miedo y evitemos vivir en el presente.

 

Los animales no tienen este problema porque carecen de lenguaje que les ayude a pensar sobre ese futuro terrorífico, que es lo que caracteriza la ansiedad. Pero sin esta capacidad los humanos nunca hubiéramos llegado tan lejos, ya que hemos podido pensar y hablar sobre la forma de llegar a la luna, por ejemplo. 

La influencia del lenguaje en nuestras vidas. Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez

Sin embargo, el lenguaje, el gran logro evolutivo humano, permite mucho más. Representar de manera simbólica, el pasado y el futuro: planificar, evocar, construir, añorar. Es una arma poderosa que puede jugar a favor o en contra nuestro. Así que... atento a lo que dices.

¿Sabías que...

… un niño es capaz de discriminar sonidos de cualquier  lengua desde el momento en que nace hasta los 6 meses de manera innata? Con el tiempo y expuestos a un idioma concreto, van perdiendo esa capacidad y solo son sensibles a los contrastes de su propia lengua. Este hito evolutivo ocurre alrededor de los 10-12 meses de edad. Los adultos de cualquier origen estamos programados para hablar de una manera especial a los niños muy pequeños: muy despacio y con un tono que les ayuda a aprender lo que oyen.