• Maribel Gámez

¿Qué me pasa? Tristeza o depresión, cómo diferenciarlas

Actualizado: jun 13

Las emociones negativas


A nadie le gusta experimentar emociones negativas. Sin embargo, hay ciertas situaciones en la vida en que es lógico y esperable que emociones como el miedo, la tristeza o la vergüenza acudan a nosotros. No debemos enfadarnos ni con nosotros mismos por sentirlas, ni con ellas por aparecer cuando esto ocurra. Las emociones, todas, las que nos gustan y las que no, conforman un amplio repertorio de respuestas que poseemos los humanos para sobrevivir y adaptarnos a nuestro entorno. Nos mandan mensajes que nos mueven a la acción. Nuestra vida sería imposible sin ellas. ¿Qué pasaría si no sintieramos miedo ante la posibilidad de sufrir ciertas enfermedades? ¿O que no nos diera vergüenza ir desnudos al trabajo? En el primer caso, probablemente, acabaríamos muertos y en el segundo despedidos. Ninguna de las dos situaciones es un buen plan de futuro.


Diferencias entre tristeza y depresión


Lo mejor es llevarse bien con ellas, entenderlas, así sufriremos menos. Para ello, hay que conocerlas bien y diferenciarlas de otros procesos. La tristeza es una emoción de dolor anímico que puede surgir en diferentes momento de la vida. Por ejemplo, cuando un ser querido fallece o sufrimos un fracaso personal o profesional significativo. La tristeza es una emoción útil, en ese momento, porque nos ayuda a tomar distancia de la situación y a adaptarnos poco a poco a la nueva realidad.

No es una situación patológica que deba ser tratada por un profesional de la psicología. Normalmente la red social de apoyo, amigos y familiares, ayudan a la persona a salir de ese estado en poco tiempo.

Sin embargo la depresión en un asunto más serio y tarda mucho más en marcharse que la tristeza. Los síntomas de depresión son los siguientes:

  1. Un estado deprimido, en niños pueden darse estados de alta irritabilidad

  2. Una disminución importante del interés o placer por todas o casi todas las actividades

  3. Pérdida o aumento del peso y /o del apetito

  4. Insomnio o necesidad constante de sueño

  5. Fatiga o pérdida de energía

  6. Sentimientos de inutilidad o culpabilidad excesiva o inapropiada

  7. Disminucion de la capacidad para pensar o concentarse o para tomar decisiones

  8. Pensamientos de muerte recurrentes, ideas suicidas recurrentes

No tienen que darse todas estos síntomas para confirmar que una persona está deprimida pero el estado de ánimo deprimido y la pérdida de placer tienen que estar presentes. La tristeza dura poco, pero los síntomas de depresión deben durar al menos dos semanas para que un profesional la diagnostique como tal. Además, los síntomas deben darse todos los días o casi todos

La vida cambia cuando se sufre una depresión, el trastorno causa malestar en áreas importantes de la vida de una persona, cosa que no ocurre con la tristeza. Sin embargo, hay que actuar con cuidado con la tristeza porque, a veces, si la alimentamos, puede derivar en una depresión. Hay que salir de ella en cuanto sea posible, realizando actividades gratificantes y manteniendo los ritmos naturales de sueño, trabajo y ocio. Es importante saber que cada acción que decidimos tomar, en el día a día, nos acerca o aleja de ella.


Cómo detectar que se sufre una depresión


No es fácil darse cuenta de que se sufre una depresión porque hay mucha desinformación sobre los trastornos psicológicos en general. A veces las personas depresivas no son conscientes de que la experimentan porque el síntoma que viven con más claridad es un gran cansancio fisico y no lo relacionan con depresión. A veces los demás nos dan pistas sobre lo que ven en una pesona deprimida. Comentarios del tipo, " te veo muy cansada ultimamente" " has adelgazado mucho" o " no te veo interés por nada" pueden dar la señal de alarma.


Tratamiento


Muchas personas no tratadas ni psicológica ni farmacológicamente por depresión se recuperan de un episodio. La vida se encarga de poner encima de la mesa asuntos que se deben atender y los síntomas, poco a poco, se van yendo. Sin embargo, las personas no tratadas tienen una alta probabilidad de tener otro episodio parecido en el futuro.


La combinación de terapia psicológica y fármacos suele ser muy efectiva para combatir el problema. Y es que la depresión tiene una dimensión biológica importante. Se sabe que hay una serie de neurotrasmisores como la serotonina, la noradrenalina o la dopamina que están alteradas y que afectan directamente a las emociones, a la toma de decisiones o a las sensaciones de cansancio y fatiga. Los fármacos pueden ayudar a paliar estos síntomas mientras el psicológo ayuda con la adquisición de hábitos saludables y protectores para salir de la depresión y evitar que se vuelva a recaer en el futuro.


Si tienes dudas sobre lo que te ocurre, no dudes en consultar con un profesional de la psicología en cuanto puedas. Si antes se pide ayuda antes se dará la recuperación.

55 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez
Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez