TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA (y II)

Conducta, potencialidades y pronóstico

Blanca de la Torre, 16-3-2022

Trastornos de la conducta

Es frecuente la aparición de alteraciones de conducta en el colectivo de autistas, debido precisamente a las dificultades descritas en los apartados anteriores (ver Trastorno del espectro autista I) a nivel interpersonal, comunicacional y a los patrones de inflexibilidad cognitiva y comportamental.

Para cualquier niño la gestión emocional supone un gran reto al que se tiene que enfrentar cada día, el papel del adulto implica entre otros, guiar al pequeño para llevar a cabo una adecuada interpretación de lo que sucede a su alrededor y de sus propias reacciones. Para un niño con TEA además cobra especial importancia que podamos entender la funcionalidad de sus conductas, de forma que se le puedan enseñar alternativas más adaptativas.

Trastorno del espectro autista (y II): Conducta, potencialidades y pronóstico

Como por ejemplo, señalar un dibujo para comunicar que algo les desagrada en lugar de golpear, chillar o incluso autolesionarse.

 

Dotarles de estrategias comunicativas constituye una de las principales líneas de intervención, no sólo para mejorar su integración sino también para reducir los altos niveles de estrés a los que se pueden ver expuestos cuando necesitan cubrir una necesidad, pero no saben o no pueden comunicarlo.

Trastorno del espectro autista (y II): Conducta, potencialidades y pronóstico

¿Y sus potencialidades?

Cierto es que las personas con autismo carecen de imaginación, les cuesta representar mentalmente realidades diferentes a las que conocen o han experimentado de forma directa, muchos se definen a sí mismos como “poco creativos”.

Sin embargo, algunos pueden ser verdaderos genios en otro tipo de tareas en las que la habilidad que precisan para ser ejecutadas de forma eficaz es la lógica o la atención al detalle, siendo perfiles muy demandados en ingenierías y también en tareas muy mecánicas que requieren una alta tolerancia a permanecer haciendo lo mismo durante mucho tiempo. Ellos cuentan con habilidades diferentes que, bien orientadas, aportan gran valor a nuestra sociedad.

Incluso en los casos con mayor afectación intelectual aparecen destrezas extraordinarias que han de ser aprovechadas tanto por el bien del individuo como por lo que pueda aportar al grupo en el que se encuentre.

Sin ir más lejos, Temple Grandin es una extraordinaria mujer con trastorno del espectro autista que ideó un sistema de manejo ganadero basado en el bienestar animal, reduciendo significativamente el estrés que las vacas sufrían cuando eran llevadas a los mataderos, habiendo sido capaz de comprender la forma de procesar las imágenes de estos animales.  

Algunas personas con trastorno del espectro autista son representantes de su propio colectivo como Cristina Paredero, impresionante activista que lucha de forma incansable en la defensa de los derechos de las mujeres y niñas con autismo.

No todo el que tiene un trastorno del espectro autista puede llegar a alcanzar la fama o el éxito a nivel mundial, lo cual no significa que cada uno en su parcela sea capaz de desarrollar el máximo de su potencial.

Pronóstico

El trastorno del espectro autista no tiene curación, pero con los apoyos adecuados pueden mejorar hasta el punto de alcanzar un elevado nivel de inclusión en la sociedad y una vida plena.

Trastorno del espectro autista (y II): Conducta, potencialidades y pronóstico

La detección precoz y los programas de atención temprana van a contribuir de forma muy significativa en la mejora del pronóstico.

Las expectativas de los familiares y en general de los referentes del entorno del niño (maestros, educadores, entrenadores…) juegan un papel crucial en el desarrollo del niño, adolescente o incluso adulto. Cuidado con exigir más de lo que la persona sea capaz de dar y, sobre todo, cuidado con exigir menos de lo que la persona puede dar.

Trastorno del espectro autista (y II): Conducta, potencialidades y pronóstico

Si quieres saber más...

  • Amar-Tuiller, A. Mi hijo padece trastornos del desarrollo. Editorial Octaedro, 2007.

  • Attwood, T. El síndrome de Asperger: Una guía para la familia.
    Editorial Paidós, 2002.

  • Baron-Cohen, S. Y Bolton, P. Autismo. Una guía para padres.
    Alianza Editorial, 1998.

  • García López, Cristina. Familias de niños con TEA: programa de psicoeducación emocional y apoyo mutuo. Editorial Cepe, 2020.

  • Stone, W.L. y Digeronimo. ¿Mi hijo es autista? Una guía para la detección precoz y el tratamiento del autismo. Ediciones Oniro, 2006.

  • Temple Grandin y Richard Panek, El cerebro autista. El poder de una mente distinta. RBA Libros, S.A, 2013.

Pertenecer a asociaciones de familiares con TEA y ponerse en manos de profesionales especializados, es vital para que las familias aprendan a enfrentar los retos con los que se van a encontrar. Cada caso requiere una intervención específica e individualizada que se adaptará a las características y necesidades de la persona y su contexto.

El Apoyo Conductual Positivo es un abordaje terapéutico proactivo basado en la prevención de la aparición de conductas desafiantes y en el desarrollo de conductas alternativas adaptativas, que ha demostrado una gran eficacia en el tratamiento de los problemas de conducta de los niños con TEA.

¿Sabías que...

... ante la falta de un juego creativo, muchos niños con TEA se entregan a sus propios intereses de forma tan repetitiva que pueden desarrollar islotes o capacidades aisladas que destaquen sobre los demás?

La falta de adquisición de ciertos hitos evolutivos podría ser una señal de alarma por la que se debe consultar a un especialista para que valore si podría tratarse de un posible TEA, aunque puede haber otro tipo de factores implicados en este retraso como por ejemplo un problema de audición.

Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez
Centro de Psicología Aplicada Maribel Gámez