Terapia cognitivo-conductual para el trastorno depresivo mayor (TDM)

 Manual de información para el paciente (I)

J. Goulet, T.-L. Ngô y L. Chaloult. Traducción de A. Sánchez

RESUMEN

Esta guía cumple la función de apoyarle en su terapia y así reducir el impacto negativo que la depresión tiene en su vida. Ha sido diseñada para acompañar la terapia. Es probable que su terapeuta le haya recomendado su lectura y le guíe durante el proceso terapéutico. Si la lee sin disponer de  terapeuta, conviene que sepa que probablemente tendrá que buscar ayuda si sufre una depresión.

Maribel Gámez psicóloga. Terapia cognitivo-conductual contra la depresión mayor

Esta guía se divide en dos partes. La primera, titulada Comprender, le ofrece información sobre los síntomas de la depresión y los círculos viciosos que, pese a ser muy molestos e incluso incapacitantes, se enquistan y hacen que este problema persista en el tiempo.

La segunda parte, titulada Superar sus dificultades, presenta los principales pasos de la terapia cognitivo-conductual para el tratamiento de la depresión. Esta es la forma de terapia científicamente mejor investigada para tratar esta enfermedad. Como cada persona es única, el enfoque elegido para ayudarle tendrá que adaptarse a usted. Su terapeuta le guiará sobre los pasos a dar y sobre qué otras herramientas terapéuticas podrían ser útiles.

Le invitamos a visitar la sección para el público en general de nuestro sitio web (www.tccmontreal.com/section-grand-public). Este sitio está dedicado a la terapia cognitivo-conductual y ofrece varias herramientas terapéuticas y enlaces. Allí encontrará este manual, los cuestionarios y las tarjetas que puede utilizar para registrar los ejercicios de esta guía.

1. INTRODUCCION

2. COMPRENDER

2.1 ¿Qué es el trastorno depresivo mayor (TDM)?

En primer lugar, hay que distinguir entre la tristeza normal y la depresión. Aunque sea desagradable, la tristeza es una emoción normal que todos experimentamos en distintos grados. Esta emoción suele estar presente cuando sentimos que algo malo nos ha sucedido a nosotros o a alguien a quien queremos. Pero la tristeza se convierte en un problema serio cuando su intensidad, duración o frecuencia es tal que afecta al funcionamiento de la persona o le causa un sufrimiento importante.

Esta tristeza acusada es uno de los síntomas del TDD. No obstante, es importante entender que la tristeza u otros síntomas de la línea depresiva pueden estar presentes en una gran variedad de diagnósticos, por ejemplo: trastorno de adaptación, trastorno de personalidad, trastorno bipolar, trastorno depresivo inducido por alcohol, drogas u otras sustancias, trastorno depresivo inducido por enfermedad física... Si se padecen síntomas significativos, es importante consultar a un profesional. Su médico, psiquiatra o psicólogo podrá ayudarle a aclarar el diagnóstico.

Maribel Gámez psicóloga. Terapia cognitivo-conductual contra la depresión mayor

El TDM es un problema episódico

Estos episodios depresivos constituyen lo que se denomina episodio depresivo mayor. El nombre puede dar a entender que es necesariamente muy grave, pero no es así. De hecho, el episodio depresivo mayor puede ser leve, moderado o grave. Los síntomas suelen persistir durante varios meses. Durante un episodio depresivo mayor, la persona que lo padece es muy diferente de lo habitual (véanse los síntomas en el párrafo siguiente). Estos episodios suelen resolverse espontáneamente, pero el tratamiento reduce en gran medida la duración (que puede ser de varios años e incluso llegar a ser crónica), el sufrimiento, las dificultades de funcionamiento y el riesgo de reincidir. Además, sin tratamiento, más de la mitad de las personas que se recuperan de un episodio depresivo grave sufrirán una recaída.

¿Cuáles son los síntomas de un episodio depresivo mayor?

Los síntomas pueden variar mucho de una persona a otra. Aparecen  gradualmente. Cada uno de los síntomas apareja un cambio en su

desempeño habitual. Cuando se entra en depresión, los síntomas que eran ocasionales al principio están presentes la mayor parte del tiempo y a veces incluso se vuelven continuos. Los síntomas que caracterizan un episodio depresivo mayor son:

1. Estado de ánimo depresivo persistente (tristeza, sentimientos de vacío o desesperanza).

2. Pérdida de interés o placer en casi todas las actividades.

3. Pérdida de apetito y pérdida involuntaria de peso (o a veces aumento).

4. Insomnio (o a veces hipersomnia).

5. Lentitud de movimientos (o a veces agitación).

6. Fatiga o falta de energía.

7. Excesivo autodesprecio o culpabilidad.

8. Dificultad de concentración o indecisión.

9. Pensamientos recurrentes de muerte o ideas suicidas.

El manual de diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-5) establece que al menos 5 de estos 9 síntomas deben estar presentes durante al menos dos semanas (normalmente ocurren durante mucho más tiempo) y cada uno debe representar un cambio respecto al desempeño habitual para establecer que se trata de un episodio depresivo mayor.

A menudo se presentan otros síntomas como ansiedad, disminución de la libido, síntomas físicos...

Se diagnostica TDM cuando la persona ha sufrido uno o más episodios depresivos mayores que no han sido causados por medicación, alcohol, drogas o enfermedad física y nunca ha sufrido un episodio maníaco o hipomaníaco.

El TMD es una enfermedad muy extendida

El 12,2% de los canadienses sufrirá un episodio depresivo mayor al menos una vez en su vida (Agencia de Salud Pública, 2006). Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión se habrá convertido en la segunda causa principal de discapacidad a nivel mundial en 2020. 

imagen4.jpg

2.2. ¿Cuáles son las consecuencias del TDM?

El TDM causa un gran sufrimiento

La persona deprimida suele sentir que no es digna, que las personas que la rodean no pueden ayudarla y que tiene pocos o ningún medio para afrontar la situación.

El TDM es una enfermedad peligrosa

Maribel Gámez psicóloga. Terapia cognitivo-conductual contra la depresión mayor

- A veces es fatal. Oficialmente, el suicidio es responsable del 2% de las muertes en Quebec. También es la segunda causa de muerte entre los adolescentes.

- Causa o agrava muchas enfermedades físicas.

- Provoca o acentúa varias formas de adicción a las drogas, especialmente el alcoholismo.

2.3 ¿Cuáles son los tratamientos para el TDM?

1. Existen medicamentos eficaces, entre ellos los antidepresivos, algunos antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo.

2. También hay formas de terapia psicológica que dan excelentes resultados, en particular la terapia cognitivo-conductual (TCC).

El trastorno depresivo mayor se trata y se cura en la gran mayoría de los casos

Causas de la depresión

2.4. ¿Cómo explicar el TDM según el modelo cognitivo-conductual de la depresión

No existe una causa única de la depresión, sino múltiples factores.

Algunas personas son más vulnerables a la depresión que otras. Los 

factores que explican esta vulnerabilidad están presentes antes de la depresión y aumentan el riesgo. Estos son los factores predisponentes. Entre ellos se encuentran la educación, las influencias ambientales, la herencia y ciertos rasgos de la personalidad.

La depresión no se produce en cualquier momento. A menudo hay eventos o circunstancias que contribuyen a desencadenar el episodio. Estos son los llamados factores precipitantes.

A menudo la persona que sufre una depresión pondrá mucho empeño en tratar de entender por qué se siente así. Por desgracia, la mayoría de las veces estos pensamientos van en círculos y aumentan la depresión. Suele ser mucho más útil trabajar sobre lo que hace que la depresión persista. Estos son los factores perpetuantes. Son círculos viciosos que hacen que la depresión persista incluso siendo muy dolorosa e incapacitante. En los siguientes párrafos se explican los círculos viciosos más frecuentemente observados en las personas que sufren depresión.

Y a continuación, la última parte del documento, titulada Superar sus dificultades, le explicará cómo puede invertirlas para salir gradualmente de la depresión.

La relación existente entre pensamientos, emociones y comportamiento

Nuestros pensamientos, emociones, comportamientos y reacciones corporales están íntimamente conectados y se influyen mutuamente.

Pongamos un ejemplo. Roberto está deprimido. Se quedó en la cama hasta el mediodía, aunque ya lleva cuatro horas despierto. Piensa en su hijo, que no le llama desde hace quince días. Cree que su hijo no quiere saber nada de él. Cree que ha fracasado en su papel de padre. Estos pensamientos le hacen sentirse cada vez más triste y culpable. Se siente deprimido y débil. Cada vez tiene menos ganas de levantarse, y así lleva meses.

Su conducta de quedarse en la cama aumenta sus pensamientos negativos, la fatiga, la tristeza y la culpa. A su vez, su cansancio corporal aumenta la probabilidad de que se quede en la cama, tenga pensamientos negativos y se sienta culpable.

Maribel Gámez psicóloga. Terapia cognitivo-conductual contra la depresión mayor

Y así sucesivamente. Este ejemplo puede dar la impresión de que a Roberto le resultará difícil afrontarlo, pero cuando se piensa en ello, uno se da cuenta de que estas influencias mutuas hacen que la mejora de uno de los parámetros sea suficiente para mejorar los demás. Por ejemplo, si Roberto decide cambiar su comportamiento, se levanta, se ducha y llama a su hijo para ver cómo está, hay muchas posibilidades de que esto reduzca su fatiga, sus pensamientos negativos y su tristeza.

El método de tratamiento cognitivo-conductual para la depresión se centrará en cambiar los comportamientos y pensamientos que perpetúan la depresión. Se le pedirá que cambie gradualmente los círculos viciosos que le mantienen en este estado.

Maribel Gámez psicóloga. Terapia cognitivo-conductual contra la depresión mayor
Maribel Gámez psicóloga. Terapia cognitivo-conductual contra la depresión mayor

Siguientes entregas: