top of page
  • Foto del escritorMaribel Gámez

AMNESIA INFANTIL, EL MISTERIO DE LA MEMORIA PERDIDA. ¿POR QUÉ NO RECORDAMOS LA NIÑEZ?




Sus padres creyeron que no podría olvidarlo nunca. Lidia, de tres años, se encontraba jugando en el patio de la escuela infantil junto a otros niños de su edad. Cogía arena con sus pequeñas manos, percibÍa su tacto rugoso, lo poco que pesaba, lo moldeable que se mostraba al obedecer sus deseos de agrupar los granos en pequeñas montañas. La podía hacer cambiar de lugar, si quería, tirándola al suelo para luego recuperarla, sin perderla. Su juego no tenía fin y su cerebro percibía la relación de poder que ella ejercía sobre su entorno, cambiándolo, transformándolo a su antojo.


Contenta, Lidia, se agachó para recoger con su pequeña mano otro puñado, lentamente, sin preocuparse de lo que ocurría a su alrededor. Pero estaba a punto de desencadenarse una pequeña gran tragedia...



Si quieres hacer un comentario, recuerda iniciar sesión o registrarte en el recuadro de la esquina superior derecha de la entrada. Nos encantará leerte.

175 visualizaciones25 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

25 Comments


miguelobero
miguelobero
hace 5 días

Muy tranquilizador saber cómo funcionan las cosas; en este caso, la mente humana. Gracias

Like

martitagiraldez
Apr 09

❤️❤️❤️

Like

africalavandeira
africalavandeira
Apr 08

A veces es difícil saber si es mejor tener recuerdos o no...

Like

ubaldofortuno
ubaldofortuno
Apr 08

¡Qué buen y útil artículo!

Like

brunosinibaldo
brunosinibaldo
Apr 07

Siempre se ha dicho que no tener recuerdos de la infancia, o muy pocos, es signo de una infancia feliz. Si eso fuera cierto, entonces significaría que los malos recuerdos dejan más huella que los buenos. ¿Es así?

Like
bottom of page